Thursday, December 14, 2017
Home » Entertainment » Arts and Culture » El musical “CATS” es ovacionado

El musical “CATS” es ovacionado

 Por Íride Aparicio, Crítica Cultural
Si estimamos la popularidad de los felinos basándonos en el número de personas que estuvieron presentes en la apertura de “CATS” (Gatos), presentado por American Musical Theatre de San José en el Center for the Performing Arts el pasado martes, podemos afirmar que los gatos tienen un lugar prominente en esta ciudad.
La historia de “CATS” el musical, está basada en “Old Possum’s Book of Practical Cats” (Possums Viejos, el libro práctico de los gatos), escrito en 1939 por el poeta americano (ganador del Premio Nóbel en literatura en l948), Thomas Stearns Eliot conocido en el mundo literario como T.S. Eliot.
El libro es una colección de poemas cortos en los que Eliot describe a 13 gatos a quienes asignó características humanas. La música de la obra fue escrita por Andrew Lloyd Webber. La letra de “Memory” la canción más famosa, por Trevor Nunn que usó otros poemas de Eliot.
Por estar basado en diferentes versos, “CATS” es un musical estructurado en “partes”. Las “partes” las interpretan los actores, disfrazados de felinos, que usando danzas, coros, diálogos hablados y cantados recitan los poemas que relatan sus vidas. La acción del musical tiene lugar en un basurero; un barranco formado por rocas grises en cuyo interior vemos: una máquina de lavar, la llanta de un carro y la cabecera de metal de una cama, con ropa colgando de sus barras. Es de noche y en el cielo negro, tachonado de estrellas, vemos la luna llena. Entre el barranco, brillando en la oscuridad, los ojos de los gatos.
La acción comienza con los gatos brincando, bailando y deslizándose sobre las rocas, cantando “Jellicle Cats”. Hablando en coro, los actores revelan a la audiencia lo importante que es el dar nombres “apropiados” a sus gatos. Después de una serie de bailes Munkustrap (Ben Becton) relata en su solo de canto, que cada año en una noche de luna llena como ésta, todos los gatos se reúnen en “Jellicle Ball” (un baile). Al terminar la danza, el “Viejo gato Deuteronomy” (Jason Simon) anunciará a los gatos, cuál de ellos “pasará” esa noche a continuar su vida en un nuevo plano, llamado “Heavyside Layer” antes de regresar encarnado o encarnada en una nueva gata o gato. Su relato termina con la pregunta: “¿quién será?”.
La presentación de los felinos comienza con Jennyanydots (Meghan Randolph), la vieja gata “Gumbie” usando una bata color naranja con rayas, que le da la apariencia de ser gorda. Está durmiendo, enroscada en el interior de la máquina de lavar, pero al despertarse se quita la bata y comienza a bailar. El coro nos relata que por su avanzada edad, la gata duerme todo el día pero trabaja de noche: se va al sótano y da clases de música, de crochet y de buenas maneras a todos los ratones.
La presentación de gatos continúa. Sobresalientes esa noche estuvieron: Bombalurina (Christine laDuca) por su solo de ballet. Mistoffelees (Justin P. Wingenroth) que como “gato ilusionista” se distinguió por la veracidad con que ejecutó el “trick” que hizo reaparecer a Deuteronomy. Macavity, el gato criminal, que actuó admirablemente su papel de “maleante” que desaparece de la escena del crimen sin dejar huella.
Excelente estuvo también Grizabella (Nataly Attino), la gata anciana que recuerda con nostalgia en sus “Memories” cuando era joven y bella. Cantado con sentimiento, en su voz suave de un tono cristalino, su solo hizo brotar lágrimas. Otra actuación que merece mención fue la de Old Deuteuronomy (Simón), que con su exquisita voz de tenor, permitió a la audiencia escuchar notas que hicieron vibrar las paredes del auditorio y otros en suaves tonos demostrando tener un control completo de su instrumento.
Asparagus, “Gus” (Steven C. Rich), el gato del teatro se distinguió por el realismo representando el gato que ahora sufre de palsy y el cambio al actor, que en sus mejores días, había memorizado 70 diálogos.
La dirección de Richard Stafford, agregó a esta versión del musical dos escenas: una con un barco pirata y otra con un grupo de gatos “Siameses” que destruyeron el hilo de la historia original pero no la alteraron.
Al terminar, la audiencia ovacionó de pie las excelentes actuaciones de los actores, la música, la magia de las luces y efectos visuales (David Hersey) los disfraces (John Napier) y el maquillaje que convirtió el rostro de cada actor en la cara de un gato.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *