Wednesday, December 13, 2017
Home » Local » Ana Lilia de León González – Una luz de esperanza en las mujeres Latinas con cáncer

Ana Lilia de León González – Una luz de esperanza en las mujeres Latinas con cáncer

Ana Lilia de León González

Ana Lilia de León González

Ana Lilia de León González ha sido una luz de esperanza para las mujeres hispanas que viven en el Condado de Santa Clara y que padecen de cáncer al seno. Ella ha apoyado y ofrecido palabras de aliento para seguir luchando con los problemas, síntomas y depresión que trae la enfermedad.

Ana Lilia de León González fue coordinadora de Las Isabelas, organización sin fines de lucro, que efectúa anualmente un evento de recaudación de fondos, con el fin de ofrecer los grupos de apoyo en español a las latinas con cáncer de pecho.

Ana Lilia dice que “cada que veo a una mujer sentirse bien, yo también me siento así”. De León trabaja en el Centro de Bienestar de Gardner Family Care Corporation. Psicóloga de profesión, Ana Lilia de León González, nació en Mexicali, Baja California Norte, México. Se graduó en 1984 de Psicología Clínica en la Universidad Autónoma de Nuevo León, en la capital regiomontana, Monterey.

Al terminar su año de servicio social en 1985, regresó a Mexicali a trabajar como maestra en la Universidad Autónoma de Baja California. Al mismo tiempo, abrió su consultorio en 1986, iniciándose con niños que tienen necesidades especiales.

“Yo siempre quise ser doctora. Cuando tenía 16 años hice una viaje a Europa y conocí a una psicóloga. Hablamos de que a mí me interesaba la conducta de las personas, su comportamiento y qué podíamos hacer para guiarlas. Me interesó la plática de poder ayudar a otras personas con problemas”, dijo Ana Lilia.

Llega a los Estados Unidos

De León González vino a este país en 1987 con la finalidad de prosperar. Factores como la devaluación del peso mexicano y la mala economía del país, la hicieron tomar la decisión de venir aquí, cuando recibió la invitación de una familia amiga, para pasar una temporada.

Sus inicios en la Unión Americana no fueron fáciles. Su escaso inglés sólo le permitió conseguir trabajos de salario mínimo y hasta laboró en uno de comida rápida. Pero, se sentía deprimida porque no era lo que le gustaba.

Al poco tiempo empezó a estudiar inglés en el San Jose City College y buscó trabajo en el área de salud mental en la Clínica Josefa Chaboya de Narváez, en San José. Pero como todavía le faltaba dominar el idioma inglés a un nivel profesional, sólo pudo laborar como voluntaria.

Su profesionalismo la llevó a los pocos meses a trabajar en Alliance Community Care, en donde ayudó a personas de edad avanzada con su salud mental deteriorada.

Después, su trabajo consistió en esperar llamada de personas que necesitaban sus servicios profesionales en ocasiones esporádicas. Por su desempeño profesional, al poco tiempo, se hizo líder del equipo para luego convertirse en supervisora de ese centro comunitario.

Superación Académica

En 1995, contrajo nupcias con Rafael González, ciudadano estadounidense de ascendencia mexicana, ellos tienen una hija llamada Gabriela. Sobre él dice que sin “el apoyo que me ha dado, no haría lo que hago. Otro esposo se molestaría, ya que a veces no llego a tiempo para la cena”, enfatizó esta profesional.

Su esposo, psicólogo también, le aconsejó estudiar una maestría en Trabajo Social, la cual hizo en dos años en la Universidad Estatal de San José y se graduó en 1997.

“Antes de entrar a la Universidad, tenía un tiempo libre y tomé un trabajo en el Centro de Bienestar. Laboraba con personas mayores y al casarme lo dejé. Pero regresé a hacer un internado con ellos cuando estudiaba la maestría y me quedé”, explicó de León González en referencia a cómo llegó a Gadner Family Care Corporation.

Grupos de Apoyo

Una de sus cuñadas la invitó a participar en un programa de detención temprana del cáncer para mujeres hispanas en Salinas. En los dos años que estuvo en el programa, Ana Lilia vio la necesidad de un proyecto similar en San José y junto con un grupo de profesionistas y líderes de la comunidad, decidieron formar uno aquí. Eran conocidas como Unidas, pero al terminarse los fondos que recibieron, decidieron continuar por su cuenta y en honor a una de las integrantes del grupo que murió víctima del cáncer del seno, Isabel Bellot, decidieron llamarlo Las Isabelas.

Planes

Entre sus planes está estudiar algún día psicología forense. Le gustaría entender la mente de los criminales, el desarrollo de la niñez desde que están en su período de gestación y comprender cuáles son los factores que hacen que los adultos se envuelvan en el alcoholism o en la drogadicción.

Sin embargo, tiene otro sueño muy diferente al primero. “Quisiera abrir un salón de belleza, como un spa, que ofrezca masajes, mascarillas, un lugar donde uno se pueda relajar”, dijo De León.

Ana Lilia de León González obtuvo el Premio Local Heroes, que otorga la cadena de televisión KQED en San Francisco, en septiembre de 2001, por sus multiples servicios voluntarios en la comunidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *