Wednesday, December 13, 2017
Home » Local » María Eugenia Guevara – Arriesgando a ganar

María Eugenia Guevara – Arriesgando a ganar

María Eugenia Guevara

María Eugenia Guevara

Cambiar de profesión en estos tiempos no es extraño, muchas personas en el Valle del Silicio lo hacen para crecer, tanto professional como económicamente.

En el caso de la Doctora en Jurisprudencia, María Eugenia Guevara pasó de Consejera de Familias y Niños, principalmente de mujeres, a luchar por los derechos de los trabajadores hispanos que sufren accidents laborales.

María E. Guevara trabajó seis años en Gardner Family Care Corporation, dando consejos y sugerencias a mujeres con hijos que tenían problemas en su matrimonio, que iban desde la depresión hasta la violencia doméstica.

Se dio cuenta que su trabajo de consejera era pasivo, a excepción de cuando tenía que ayudar a la mujer a mudarse de un lugar a otro. Así que decidió estudiar leyes para trabajar más y porque “siempre soñé con ser abogada. Desde niña soñaba con ser Jueza de la Corte Suprema de mi país. Siempre admiré a los abogados”, recalcó.

Historia

María E. Guevara vino de El Salvador a los Estados Unidos, en 1982, siendo una adolescente. Su padre decía que este país era para una persona joven con oportunidades, y que en El Salvador se carecía de ellas. Aunque ella dijo que “mirando hacia atrás, veo que sí las había, pero a menor escala”.

Llegó con la idea de tomar esas oportunidades y estudió Humanidades en la Universidad de New College of California. Después obtuvo una maestría en Psicología y Psicoterapia en la Universidad de Santa Clara. Al poco tiempo, obtuvo su licencia de psicoterapista para poder atender a las familias y niños latinoamericanos y entró a Gardner Family Care Corporation en San José. A la pregunta de ¿cómo hizo realidad su sueño? respondió animadamente, “con muchos, muchos préstamos para estudiantes, y con muchas, muchas ganas de estudiar”.

En los años que trabajó en este Servicio de Salud, en la división de Centro de Bienestar de la misma institución, Guevara explicó que su “especialidad ha sido tratando a mujeres viviendo en la violencia doméstica o que han sufrido maltratos en su niñez.

De consejera a abogada

Para ser abogada, Guevara trabajó tiempo parcial como Consejera para ir al New College of California School of Law en San Francisco, y así tener para sus gastos y la escuela. Trabajar y estudiar “era todo lo que hacía”, enfatizó.

Finalmente deja el Centro y siendo aún un estudiante de leyes, trabajó en East Palo Alto Community Law Project, lugar donde obtuvo valiosa experiencia. Al graduarse, todavía la esperaba otro reto mayor, aprobar el examen de BAR, requisito que debe hacer todo estudiante graduado para ejercer la abogacía.

Cabe aclarar que este examen es distinto en cada estado de la Unión Americana, siendo el de California, el más difícil de aprobar. Ella se dedida a la Ley de Compensación al Trabajador y tiene su oficina en sociedad con el abogado Carlos Aubain.

En relación a si considera que el trabajador hispano es explotado, dijo con determinación que “mucho; simplemente porque el latino viene a trabajar en lo que sea, viene a labrarse un futuro, viene para enviar dinero a la familia que ha quedado atrás”.

Por lo mismo, esta abogada aconseja a todo trabajador inmigrante que cuando tenga un accidente laboral, lo reporte lo más pronto possible por muy pequeño que sea, que no deje pasar el tiempo y no tema perder su trabajo.

Segundo, que busque inmediatamente a un abogado. “Un soldado no iría a la Guerra sin un fusil ¿por qué el trabajador tiene que enfrentar solo al seguro? Éste está armado con un batallón de abogados altamente experimentados y el trabajador no podría enfrentarse solo al sistema y al idioma que desconoce”, subrayó.

Un 95 por ciento de sus clientes son latinos, Guevara siempre ha trabajado para y con la comunidad hispana.

Anécdotas y planes

María Eugenia es la menor de dos hermanas. Se siente orgullosa de los frutos realizados. “Lo logrado aquí, lo he obtenido por mí misma. Soy una latina joven, habló inglés con acento y además el ser mujer te pone en una posición diferente en la carrera de abogacía, con un promedio de 90 a 95 por ciento de hombres. Ves más a hombres laborando como abogados. Así que uno tiene que ser más professional y estar mejor preparado que otras personas para tener credibilidad”, dijo.

Cuenta un caso de su experiencia cuando una vez habló con un abogado de una compañía de seguro que argumentaba que el trabajador estaba incapacitado en un 40 por ciento, y la otra parte decía un 58. Si aprobaba el 40 por ciento, el trabajador iba a obtener un buen dinero, pero inmediatamente decidió luchar, arriesgando a ganar, al recordar que su cliente había caído del techo de una casa. Así que, se era necesario irían a corte, pues tenía pruebas y fundamentos importantes del hecho. Ir a corte toma tiempo y gastos mayores, por lo que logró antes de ir a un juicio un mayor porcentaje de incapacidad para su cliente, subrayó en su relato María E. Guevara.

Esta abogada piensa que le gustaría combinar ambos trabajos: consejería y abogacía. Extraña el mirar a los ojos y expresar sentimientos. El matrimonio y los hijos vendrán algún día. Trabaja seis días a la semana y goza plenamente al ayudar a su gente.

Las Oficinas Legales de los abogados María E. Guevara y Carlos Aubain están ubicadas en 12 S. First Street, Suite 720 en San José ó llame al (408) 294-5543.

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *