Wednesday, December 13, 2017
Home » Local » Valentine y Mary Helen de León – Familia galardonada por su labor comunitaria

Valentine y Mary Helen de León – Familia galardonada por su labor comunitaria

Valentine y Mary Helen de León

Valentine y Mary Helen de León

La familia de Valentine y Mary Helen de León es un ejemplo a seguir y motivo de orgullo para todos los hispanos que viven en San José, California. Ellos, con amor y trabajo, sin esperar a recibir nada a cambio, han dedicado gran parte de su vida a la labor de ayudar a la comunidad; al mismo tiempo que inculcaban los valores del buen samaritano en sus tres hijos, Valentino de León, Velma Priest y Kristina Hyland.

Están casados desde 1963 y junto a sus hijos, por sus múltiples actividades en pro de los demás, fueron reconocidos en septiembre del 2000, con el premio La Familia Award otorgado por The Hispanic Charity Ball.

Val y Mary Helen

Valentine de León nació en Texas y desde niño es conocido como Val. Mary Helen nació en Arizona y fue en Casa Grande donde se conocieron y casaron. Val de mudó a esta área cuando aún era adolescente. En 1971 llegaron a San José en busca de nuevas oportunidades y una mejor vida para la familia.

Esta pareja admitió que no fue fácil el inicio. Val de León obtuvo un trabajo como vendedor de seguros para Life & Disability Co. Tres años más tarde fue contratado por Allstate Insurance, en donde después de 27 años de labor, en el año 2000, se convirtió en agente independiente. Por su parte, Mary Helen trabajó trece años para Hewlett Packard.

Desde antes de conocerse, tanto Val como Mary Helen estuvieron involucrados en actividades comunitarias. Al casarse unieron sus esfuerzos, siempre haciendo partícipes a sus hijos. “Nosotros no lo obligábamos a que asistieran a los eventos en pro de la comunidad, pero uno de mis hijos me dijo que ‘nosotros íbamos porque era divertido’”, dijo Mary Helen.

Trabajos comunitarios

Desde que vivía en Arizona, Mary Helen ayudaba a un tío suyo en eventos comunitarios durante la época de las Navidades, en tanto que Val de León se hizo miembro y hasta llegó a ser presidente del Non Commission Officers Club (NCO), una rama de National Guard.

En 1973, en San José, Val fue uno de los que “reinició” la Cámara de Comercio Hispana del Valle del Silicio. “Antes se llamaba Mexican Chamber of Commerce”, recordó Val. Azares del destino llevaron a Val por otros caminos y estuvo menos activo durante un tiempo. Actualmente, desde finales de 2002, Val se reincorporó en forma activa a la Cámara de Comercio Hispana del Valle del Silicio.

Agregó que “en 1977, fundé junto a otras 20 personas, The Kiwanis Pueblos of San José, el primer grupo hispano de Kiwanis de San José”.

Entre todas las actividades que hicieron para obtener fondos, hay una particular que llena de orgullo a esta pareja. El haber apoyado a Richard Calderón, integrante del Departamento de Policía de San José, con $1,500 dólares para que participara en unas competencias deportivas en los años 70. “Él fue una de las primeras personas que ayudamos”, aseguró Val.

En los años 80, Val se unió a The San José Pacific Neighbors Cities, que es el programa de siete ciudades hermanas ubicadas en siete diferentes países con los cuales tiene acuerdos San José. (Por ejemplo, una de las ciudades hermanas de San José es Veracruz, México). Este programa promueve el entendimiento y aprendizaje de las culturas de otras personas. A lo que Mary Helen subrayó “Si las personas se conocieran mejor, estarían menos dispuestas a ir a la guerra”.

Val de León fue uno de los fundadores de The Hispanic Charity Ball, Fue miembro de United Way desde hace varios años su hija Kristina tomó su lugar en dicha organización, siguiendo los pasos de su padre. Es miembro de la Mesa Directiva de The Mexican Heritage Corporation y de Center for Training and Careers (CTC). Últimamente se hizo miembro de la Agrupación de Comerciantes Unidos “en donde las reuniones se realizan totalmente en español” resaltó este activista.

El apoyo de Mary Helen

Dice un Viejo refrán: “Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”. Y en el caso e Mary Helen no es la excepción. Siempre apoyó las actividades comunitarias de su esposo con gusto y cariño. Aunque muchas veces haya terminado ella misma preparando cientos de pizzas en la cocina de su casa o haciendo tamales con la ayuda de su propia familia. Comentó entre risas “a todos los poníamos a trabajar hasta el más pequeño”.

En un principio, Mary Helen no participaba activamente de las agrupaciones a las que pertenecía su esposo. Con el tiempo, cuando sus hijos crecieron un poco, se hizo partícipe de varios de ellos. Actualmente es Vicepresidene de The San Jose Pacific Neighbors Sister Cities y miembro activa de The Kiwanis Pueblos of San José.

Sin embargo, Mary bajó el ritmo de sus actividades cuando en abril de 1999 le diagnosticaron cáncer al seno. Con gran valentía ha sabido enfrentar y llevar su enfermedad, contando con el apoyo de su familia y amigos.

Esta misma experiencia hizo que Val se fijara en otras organizaciones que ayudaron a mujeres a que estuvieran pasando por una experiencia similar a la de su esposa. Sus ojos se posaron en la organización no lucrativa, Las Isabelas, quienes en septiembre de 2001, le otorgaron el premio Angelito Award, por su importante apoyo.

En ese mismo año, Val de León obtuvo el prestigioso premio Portraits of Success, reconocimieno que le fue otorgado por sus largos años de labor comunitaria.

Es casi imposible ennumerar todas las causas nobles en las que esta pareja ha colaborado. “El trabajo comunitario nunca termina. Es algo mental. Tú puedes ayudar a una persona con sólo ofrecer sugerencias. Propongo a otras peronas hacer lo que yo hago”, dijo De León, y recalcó “Sé positivo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *