Wednesday, December 13, 2017
Home » Local » Grace Púrpura – Expresión a través del arte

Grace Púrpura – Expresión a través del arte

Grace Púrpura

Grace Púrpura

La estadounidense Grace Andriola Púrpura está muy relacionada con la cultura mexicana, la cual se refleja en gran parte de sus pinturas y esculturas de bronce. Ha dedicado muchos años de su vida a la docencia, en especial con estudiantes hispanos y comentó orgullosamente que “mi bisabuelo materno era español”. Grace Púrpura habla de sus inicios en el arte y de cómo esta inclinación artística, la ayudó en la escuela con el idioma inglés.

Sólo su arte ayuda

“Cuando fui al kindergarden no sabía hablar inglés y mi maestra, inteligemente me puso a pintar casi todo el día. Ella tomó mis pinturas, las exhibió y obtuve un premio. Así, supe que podía expresarme a través del arte”, explicó Púrpura nacida en Brooklyn, Nueva York. Su primer idioma fue el italiano.

Su autoestima era baja, pues creía que no era capaz de hacer cosas y algunas maestras la llegaron a tratar como si fuera retrasada mental. Sólo el arte la ayudaba y con el tiempo logró destacarse notoriamente y ser buena en matemáticas.

Durante sus años escolares primarios y secundarios obtuvo varios premios y al graduarse de bachiller, octuvo una beca para asistir a una escuela de arte.

En los años 40, cuando era una estudiante del penúltimo grado, una maestra la envió a tomar clases de pintura todo los sábados al Museo de Arte Moderno, “y en las tardes visitada todas las galerías de arte. Estudié a Picasso, Matisse y a todos los grandes artistas que llegaban a Nueva York”, recordó Púrpura.

Estas bases académicas que tuvo por tres años durante su adolescencia, le enseñaron muchas técnicas y formas de pintura. Sin embargo, su padre le dijo que lo mejor para su futuro era ser maestro.

Anécdota increíble

Púrpura obtuvo sus credenciales como maestro de bachiller y al mismo tiempo, dos becas para estudiar una maestría en arte en dos universidades del país, aceptando la de la Universidad de Colorado. Ahí pintó por un año y conoció a quien sería su esposo; no terminó esa maestría sino hasta muchos años más tarde en la Universidad Estatal de San José, California.

Antes de empezar la docencia, ella y su esposo hicieron un viaje de un año a Italia, en donde nació su primera hija, Marina. Al regresar, aumentó la familia, pero no dejó la pintura. Grace recordó que una mañana de verano “cuando mis hijas estaban pequeñas me levanté muy temprano y comencé a pintar. Las horas pasaron sin sentir, estaba en otro mundo. No me di cuenta de cuánto tiempo había pasado hasta que comenzó a obscurecer y entonces me dije, ‘y mis hijas, ¿dónde están, cómo están?’ Orando y con angustia las busqué y las encontré a todas jugando en el jardín, aunque la más pequeña tenía el mismo pañal de la mañana”, dijo riendo, pero prometió que nunca lo volvería a hacer.

Ella inculcó desde pequeña a sus hijas Marina, Diana y Valeria el gusto por la pintura, escultura, música mexicana y latinoamericana. Todas ellas son activas en las artes de la comunidad y fueron integrantes del ballet folklórico mexicano, Los Lupeños de San José.

Docencia en California

A finales de los años 60, comenzó a impartir clases de arte durante cinco años en Los Ángeles, California. Recuerda un enorme salón con bastantes estudiantes mayores, personas que al verles la cara, se les notaba que no querían estar ahí.

“Trabajé con ellos de manera individual y los motivé a desarrollarse en diferentes formas y comenzaron a sentirse animados. Empezaron a crear mejores dibujos y a expresarse mejor. Uno de ellos participó en un concurso de pintura, ganó el primer lugar y un dinero. De ahí en adelante, todos querían participar para ver si ganaban”, dijo Púrpura, maestra bilingüe jubilada que admitió sentir miedo la primera vez que los vio por su actitud agresiva. La mayoría de los estudiantes eran hispanos y afroamericanos.

La docencia y la pintura la llevaron a viajar por países como China y Corea con una beca Fullbright, empapándose de las culturas y formas similares de enseñanza de cada país, así como de las diferencias y carencias de cada región, buscando soluciones. También, por doce veranos consecutivos, Púrpura visitó México para aprender y estudiar el idioma, la cultura del país y su pintura. Llevó a sus tres hijas a aprender danzas folklóricas mexicanas.

Habla español con fluidez, pero debido a la falta de práctica en los últimos años, dice que su dominio de este idioma ya no es tan bueno como antes. Púrpura realiza esculturas de bronce de unos dos o tres pies de altura. Como todo artista que trabaja incansablemente, tienen las paredes y rincones de su casa llenas de obras de arte.

Grace Púrpura al pasar de los años de divorció. Nunca dejó de pintar durante su vida y entre risas comentó que la mesa de la cocina ha sido su estudio, su lugar preferido.

Como maestro bilingüe trabajó por muchos años en el Distrito Escolar de Alum Rock. Colaboró con la Supervisora Blanca Alvarado, cuando ésta presentó su candidatura para Concejal de la Ciudad de San José. Recordó que Alvarado fue una de las primera hispanas en tener éxito en su carrera política. Grace se siente orgullosa de haber servido como Comisionada de Artes en San José cuando Susan Hammer fue alcaldesa de esta ciudad.

Shows y exhibiciones

Púrpura ha exhibido en muchas oportunidades, y una de sus primeras exposiciones individuales fue durante su estancia en Italia en 1956.

Desde que se retiró de la docencia en 1991, ha exhibido en muchas galerías y algunos museos del sur del Área de la Bahía, casi cada mes tenía al menos una obra en exhibición, por lo cual se siente satisfecha.

Ha donado por parte de sus piezas a museos y organizaciones en apoyo a la comunidad como el Triton Museum en Santa Clara, MACLA (Movimiento de Arte y Cultura Latino Americana), Works Gallery, Institute of Comtemporary Art, y Arts for AIDS de la Universidad de San Francisco en San Francisco.

Su deseo es seguir pintando y reveló que también ha escrito libros para niños. Hasta la fecha tiene cinco y quiere ilustrarlos ella misma. Aunque aún no han sido publicados “he recibido buenas críticas”, dijo orgullosa la artista. En estos momentos está trabajando en otro libro para niños en donde hablará sobre la historia de la China Poblana y otros proyectos sobre artistas mexicanas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *