Wednesday, November 22, 2017
Home » Local » Leticia Elicea y Víctor Hugo Santos – El arte no se puede limitar por las fronteras del idioma

Leticia Elicea y Víctor Hugo Santos – El arte no se puede limitar por las fronteras del idioma

Leticia Elisea y Víctor Hugo Santos

Leticia Elisea y Víctor Hugo Santos

Desde 1994 La Peña Juchit Ireta ha llevado al público del sur del Área de la Bahía, programas ricos en cultura y tradición latinoamericana. Destaca principalmente la música, la cual es interpretada por cantantes que quizás no sean conocidos popularmente, pero muchos de ellos poseen una voz privilegiada. Sus fundadores y organizadores son los esposos Víctor Hugo Santos y Leticia Elicea.

“En el área d Sunnyvale y sus alrededores, no existían alternativas culturales para que se cultivaran las familias hispanas, sólo televisión y uno que otro evento en San José o San Francisco. Viendo esa carencia, la necesidad de alimentar el espíritu, pensamos en hacer una peña en la casa. Peña es un lugar de reuniones con tus amigos en donde se presentan los artistas del pueblo”, explicó Víctor Hugo Santos. El primer evento como Peña se llevó a cabo el 15 de abril de 1994.

Un poco de historia

Desde hace más de 20 años, Santos organizó eventos culturales en la Ciudad de México, tanto en grandes teatros como en barrios marginados, donde aseguran que “no llega la cultura, sólo la seudo cultura de telerisa (Televisa)”. Agregó que “las clases marginadas recibían basura y yo quería darles algo con sus valores tradicionales, con nuestras raíces, que es como el oro que nunca va a dejar de existir. En nuestros países los valores tradicionales están desapareciendo cada vez más, a tal grado, que están a punto de extinguirse si no se rescatan”.

La palabra ‘Juchit Ireta” viene de la lengua purhépecha de Michoacán que significa Mi Pueblo. Las primeras peñas se hicieron por cuatro o cinco meses en la casa de Víctor Hugo y Leticia y gracias a su participación activa como padres de familia en las escuelas de sus hijos obtuvieron un teatro en Bishop School. El espacio era limitado y de ahí pasaron a Columbia Middle School por los siguientes cuatro años. Hoy en día, se han presentado varias ocasiones en la Plaza de la Herencia Mexicana, varias veces en MACLA (Movimiento de Arte y Cultura Latino Americana) y en una Iglesia Unitaria en San José.

Víctor Hugo dijo que “el objetivo de la Peña Juchit Ireta, es mostrar y rescatar los valores culturales que han legado nuestros ancestros. Mostrar esa riqueza cultural en los Estados Unidos, para los que viven aquí no se olvide de sus raíces y que los norteamericanos conozcan la cultura latinomericana. No somos solamente mano de obra barata”.

Otros objetivos son: 1) Tener un foro para los artistas; 2) Rescatar el folklore de los países latinoamericanos y mostrarlos, y 3) Tener la puerta abierta para los jóvenes. “Nuestra meta es abrir caminos a nuestros hijos, a los que viven aquí, que las personas que tenga talento puedan desarrollarlo”, dijo Leticia.

 Costos y apoyo del público

Víctor Hugo y Leticia dicen que gracias al apoyo del público y a los artistas que son solidarios, han podido llevar La Peña cada mes a su público y a todos aquellos que los llegan a ver. Sin embargo, ellos siempre han buscando la manera de pagarles una donación económica a los artistas por su trabajo. De ahí, que todo lo que el público paga por entrar, se reinvierte en La Peña, en la producción de los diferentes programas. En La Peña se presenta música y danza y en ocasiones, poesía y teatro.

 Leticia Elicea, actriz

Leticia también canta y antes de venir a este país, fue actriz del cine mexicano por un tiempo. Estando estudiando en Uruapan, Michoacán, supo que una compañía venía a filmar una película, más no sabía la fecha exacta, pero nostálgica por ver a su familia, viajó a su pueblo natal, Aguililla. La compañía estuvo filmado mientras ella estaba ausente. “Yo perdí esa oportunidad”, dice con coraje al recordar lo sucedido en 1975. Sin embargo, tuvo la oportunidad de hacer comerciales que se pasaron a España, promoviendo la artesanía y cultura de su estado.

“Una de mis metas en la vida fue ser actriz. Ahora está en proyecto hacer otra vez una obra de teatro que montamos en el año 1999. Fue una obra diferente a los tradicional”, explicó Leticia, quien hace un llamado a toda mujer que quiera hacer teatro, sólo pide responsabilidad y falta de timidez. La obra se llama “Réquiem para una campesina” y la escribió en honor de su madre.

Leticia Elicea se fue de Michoacán a la Ciudad de México en 1976, persiguiendo su sueño de ser actiz. En el 77’, empezó a tomar clases privadas de actuacion. Participó en una obra de teatro e hizo dos películas experimentales . En 1978, realizó su primera película profesional, “Al filo de los machetes”, en Veracruz, bajo la dirección de José Luis Urquieta. Dejó el cine, porque se inició una línea de películas de baja calidad. Después, obtuvo su Licenciatura en Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México.Al graduarse, se mudó con su familia a los Estados Unidos, en 1986, con el fin de hacer una maestría en economía y que exigía como uno de los requisitos dominar un idioma extranjero. Ya estaba casada con Víctor Hugo y había nacido su primera hija, Deyanira.

“Ahora como no he estado hacienda cine, aprendí a hacer televisión. Tengo un progama que se llama Enlace Cultural en KMTV Canal 15 de Mountain View, que desde 1995 se transmite todos los martes de 8:30 a 9:00 p.m.”, dijo Leticia, quien se define como una mujer de teatro. Enlace Cultural se graba una vez al mes con la participación de voluntarios y se repite todos los martes a la misma hora. Muchos de los artistas que participan en La Peña, también se presentan en ese canal por cable.

Esta pareja se siente unida en su gusto por la música, teatro y cine, pues coinciden en muchos aspectos. Juntos fundaron en 1990 el Grupo Germinal, que dedica a la promoción de la música latinoamericana. En el 2001, salió a la venta el primer CD del grupo, con Leticia como voz principal.

 Víctor Hugo Santos y su música

“En el proceso de concientización durante mi adolescencia, me dí cuenta de que nuestra cultura es muy hermosa. Al viajar por la mayoría de los estados de la República Mexicana y ver que los campesinos son personas trabajadoras y honestas, con una tradición de pobreza y que han padecido injusticias desde la llegada de los españoles, se me creó un respeto hacia ellos. Me preocupé de que en las ciudades se conociera y valorara su cultura”, subrayó Víctor Hugo, quien nació en la capital azteca.

En su rescate de la música mexicana latinoamericana, grabó discos y realizó programas de radio y televisión con un enfoque politico-social, etnomusicólogo y de investigación.

De 1980 al 82, se presentó en los foros más importantes a nivel universitario y politécnico de la capital mexicana con el programa “1521-1821”, que abarcó los 300 años de la conquista, mostrando un panorama musical desde esa época a la Colonia. Producían texto y música. Víctor Hugo fue estudiante del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), y realizó estudios de pedagogía musical para niños.

Santos toca varios instrumentos como en contrabajo, la guitarra de tres cuerdas dobles combinadas. Se convirtió en artista en residencia del Arts Council of California (C.A.C.) cuando presentó un proyecto de sensibilación musical en la escuela primaria River Glen, lugar donde trabaja como maestro de música.

Por sus investigaciones, Víctor Hugo presentó en 1999, un programa radial de tres horas y media, dedicado a la música infantil en KKUP 91.5 FM. En la misma estación de radio y desde 1995, está a cargo del programa “Maderas Latinoamericanas” que presenta el primer y tercer mares de cada mes de 6:00 a 8:00 p.m. totalmente en español. Además, colabora en revistas y periódicos.

“He tratado de nivelar todo, trabajo por mi cuenta, lo cula me permite hacer lo que hago. Cuando realicé trabajos de ocho horas, sentí que mataban mi espíritu y talent en ese ambiente de producción”, explicó Santos.

Por su parte, Leticia lleva las riendas de su propio negocio de limpieza de casas, ayudando con la economía del hogar y de sus cuatro hijos: Deyanira, Victor Hugo, Eilyn y Ricardo Canek.

“Diez años después de esperanza y desesperanza, decidimos quedarnos y emprender una nueva misión de rescatar y no olvidar nuestra música; promoverla a través de nuestro grupo Germinal y de tantos artistas que han llegado aquí; mostrar todo el orgullo y lo mejor de un pueblo que es el arte en todas sus manifestaciones. Me siento muy orgullosa de mostrar nuestro proyecto, La Peña Juchit Ireta a mis hijos, su música, su comida y su gente del que provienen”, subrayó Leticia que en cada pensamiento y respuesta denota la fuerza de lucha que hay en ella.

Siempre podemos encontrar a esta pareja en su lugar favorito, La Peña Juchit Ireta. Para mayor información de las presentaciones, lugar y fecha, llame al (408) 732-7829. Fax (408) 245-1806.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *