Wednesday, November 22, 2017
Home » National » Economy » LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR

LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR

3 de enero del 2017

Hay un problema cuando la membrecía de un club de campo es la mitad del costo de una guardería estadounidense

Por Sharon McElhone

Nuestra policía, bomberos y veteranos, compuestos en su mayoría por hombres, son vistos como héroes americanos. Los programas que prometen hacer la vida más manejable para ellos han experimentado un gran impulso. Son héroes. Pero, aquí hay un enganche: las mujeres que crían a sus hijos no son tratadas como héroes. Programas como un sistema universal de cuidado de niños, el acabar con el abuso doméstico y la agresión sexual toman una prioridad menor. Los legisladores y los encargados de formular normas, tanto hombres como mujeres, colocan casi cada orden del día encima de la necesidad de desarrollar un sistema de cuidado de niños en Estados Unidos, como si el tema de la guardería no es parte de la infraestructura. Elegimos a un presidente que reconoció durante una entrevista que nunca ha cambiado un pañal. Aunque ha habido murmullos de una exención de impuestos para padres a nivel federal, los estadounidenses no han visto algo concreto.

Debido a la falta de cuidado universal de los niños, las mujeres estadounidenses todavía sacrifican sus carreras y su educación en gran número en este país, exponiéndose al riesgo de inestabilidad financiera y a muchas dificultades. Un mejor modelo de negocio o un sistema de cuidado de niños del gobierno en América es necesario de forma urgente para aliviar la presión que la mujer tiene de trabajar y proveer cuidado de niños, en las mismas horas que deben estar laborando ya que alguien debe, también, cuidar a los niños.

La ex-analista para Medallia, Inc. y ex-estudiante de diseño web, Sevi Taviloglu, tuvo que dejar eventualmente tanto su lugar de empleo y escolaridad para cuidar a su pequeño hijo a tiempo completo. Ella comenta, “aun cuando las familias dicen que hay igualdad de género, no es verdad… incluso con la mayoría de esposos prestando ayuda. Personalmente he llegado a conocer a pocas mujeres que tienen puestos de muy alto nivel. Se reduce a quien hace la mayor parte de dinero trabajando, mientras el otro conyuge se sacrifica”. Sevi Taviloglu dice que conoce de muchas mujeres altamente educadas que permanecen en casa vigilando y cuidando a los niños, porque es un asunto de costos cuando las mujeres tienen varios hijos, y si ambos padres trabajan a tiempo completo, se vuelve una cuestión de tiempo.

Nuestro actual sistema de cuidado de niños no satisface las necesidades de todos los estadounidenses ni es accesible a todos, lo que es una falla del sistema americano para proporcionar un entorno de trabajo seguro para las familias. La presión de las mujeres para cubrir el déficit de guarderías a expensas de ellas mismas continúa, sin embargo está dentro de nuestros medios solucionarlo. Los estadounidenses no descansarán hasta que encontrar una cura para el cáncer. Hemos prometido colonizar Marte. Ahora, debemos comprometernos a establecer un sistema universal de cuidado de niños, por el bien general del país.

El costo combinado de la vida y el costo de cuidado de niños han colocado a las familias estadounidenses en una desventaja competitiva y de riesgo. Por lo tanto ¿por qué no hay más líderes levantando la bandera sobre el programa de cuidado infantil, lo que crearía igualdad y salvaría las familias estadounidenses? porque todavía necesitamos romper con la idea de que todo viene antes de establecer un sistema sostenible de cuidado de niños. Asuntos como el arreglo de huecos en las carreteras, vivienda para los veteranos del servicio en el ejército, construcción de nuevos estadios para los equipos deportivos profesionales en sus ciudades, el anticipar ataques terroristas, la dirección del mercado de valores, la administración de nuestro extenso sistema de prisión y el negociar las pensiones de jubilación, todos reciben prioridad en el Valle del Silicio y en todo el país. Las guarderías han quedado exclusivamente en manos del libre mercado. Es una percepción común sostenida que el concurso en el mercado crea la fijación de precios más justos, pero a continuación lo siguiente es lo que pasa: los padres solteros que viven en California pagan más de mitad de sus ingresos en el cuidado infantil y padres casados que viven en la pobreza y tienen dos niños pagan el 111.8%, según la organización ChildCare Aware.

Financieramente no tiene sentido. Los ingresos a los gastos en proporción pone muchos padres en desventaja económica. Además, Kidsdata.org, un programa de Lucille Packard Foundation, citó que el promedio anual del costo de cuidado de niños en California para un bebé y un niño en edad preescolar es de $22,433. Lo que tenemos es insostenible. Cuando se toma en consideración que una membrecía de club de campo en el Club Bay viene con acceso a un lugar privado, horarios protegidos, tenis ilimitado, squash, clases de gimnasia, horario disponible de la suite, placer de todo el año en un fondo de categoría mundial, con toallas frescas, y un estilo de vida especial, indica que para pertenecer al club de golf cuesta a una familia  $11.700 dólares en cuotas anuales. Ello nos hace conscientes del porqué el negocio de guardería cuesta el doble. Concedido, la membresía del Country Club se usa en el costo de iniciación de $25.000, pero incluso si se reparte el costo en varios años, no se compara con la carga financiera colocada en las familias de americanos jóvenes de clase media y clase baja cuando se trata del cuidado de niños.

En los últimos años, he conocido a jóvenes madres solteras que dicen que viven con sus padres porque no pueden pagar el cuidado infantil. La tasa de divorcios es alta en este país y, cuando la seguridad en el trabajo se vuelve incierta para un padre que tiene que cuidar de los niños a tiempo completo, corre el riesgo de caer en la pobreza. No cada padre con sus hijos puede ir a vivir con un pariente para compensar el costo del cuidado de los niños. Estados Unidos tiene para ofrecer opciones viables para que los padres puedan seguir trabajando de una manera que no los ponga en peligro a ellos o a sus hijos. También debemos intentar comprender el alto precio que estamos pagando, cuando prometemos acabar con ciertas situaciones como la falta de vivienda y la obesidad infantil, la drogadicción y los problemas de salud mental; sin embargo, no hacemos lo necesario para asegurar que todos los estadounidenses tengan acceso gratuito o asequible a sistema de guarderías, dando la oportunidad a los padres de trabajar sin comprometer a sus familias.

Es imperativo ya sea modificar el actual modelo de negocios de América para el cuidado de niños para hacer este cuidado más asequible; o, como en muchos países europeos, hacer que el gobierno pase a establecer una infraestructura gratuita o de bajo costo que proporcione cuidado de niños a todas las familias estadounidenses. Y si no va a ser libre, tal vez los estadounidenses deben considerar la ruta de establecer un sistema de membrecía. No veo ninguna razón por la que los padres no deberían pagar entre $60-$300 al mes para tener acceso a un cierto número de horas de cuidado infantil como en una membresía de un gimnasio. Suponemos ser la nación más rica, más avanzada en esta tierra, pero no tenemos todavía nuestras prioridades en orden.

Algunos creen que es sólo una parte del sacrificio de tener hijos, pero cuando el cuidado se convierte en un lujo y cuesta dos veces de una membresía de club de campo y la clase media promedio americano no puede permitírselo, estamos ante la posible ruptura de la familia americana. Históricamente, las mujeres han intervenido para cubrir el déficit de cuidado de niños, pero está mal de la sociedad esperar que las mujeres sigan haciendo ese tipo de sacrificios. Madres que renuncian a sus puestos de trabajo o el ir a la escuela para cuidar de sus hijos, se ha vuelto una norma en este país, por lo que nuestros programas y políticas les dan un ranking inferior.

Los contribuyentes gastaron $80 mil millones para encarcelar a jóvenes entre la edad de 15-30 años, según El informe del Proyecto de Hamilton. Una noticia de última hora reciente en el Correo de Huffington reveló un informe que mostró que el departamento de defensa desperdició 125 billones de dólares. El dinero fiscal está siendo gastado desproporcionadamente en América; es imperativo la asignación de fondos dirigidos al cuidado de niños.

La defensa de un asunto como el de un sistema universal de cuidado de niños en América no ha alcanzado la clase de participación que haría que se vuelva una realidad. Allí, están las semillas de la desigualdad.

 Podemos mirar hacia atrás en este momento de la historia: tal vez después que Marte o algún otro planeta sea colonizado y el cáncer sólo sea un recuerdo, después que todos los huecos en nuestras carreteras sean reparados, las pensiones establecidas, se hayan cobrado las ganancias en el mercado de valores, la situación de los desamparados solucionada, sólo entonces podremos finalmente reconocer qué tan joven era un país como los Estados Unidos de América al carecer de un sistema universal de guarderías para los trabajadores. Algunos dirán que fuimos grandes en el arte de la guerra, construcción de cárceles y la extracción de recursos del planeta, pero que nos quedamos corto cuando nos preparamos para el futuro.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *