Monday, November 20, 2017
Home » National » Education » LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR

LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR

El territorio del Espacio Digital

 Por Sharon McElhone

Historias del lejano oeste han inspirado, durante siglos, a los estadounidenses y a todo el mundo. Sin embargo, un territorio sin leyes es también peligroso e inseguro. No creo que alguien quiera volver a la época cuando no existían leyes para proteger a las personas; y si bien no podemos retroceder en el tiempo y borrar la codicia y la opresión cuyas raíces están profundamente arraigadas en nuestro estilo de vida americana, podemos hacer valer nuestros derechos con la aplicación de las leyes después de que cruzamos a cualquier territorio nuevo.

Hemos entrado en el nuevo territorio del internet y de los teléfonos celulares, que nos conectan a todos. Es todavía prácticamente un territorio salvaje donde dejamos mucho de nuestras vidas. Un informe de la CNN fechado del julio del 2016 declaró que “el estadounidense de clase media pasa casi medio día contemplando una pantalla”. Además, cuando pregunté a una amiga, Vinaya, cómo limita el tiempo de sus hijos frente a la pantalla, respondió, “No puedo. Es donde ellos viven ahora”. Mientras no permite que sus hijos tengan los aparatos electrónicos en sus dormitorios y recarga los teléfonos celulares y ordenadores portátiles en su dormitorio por la noche, la tarea escolar está tan íntimamente relacionada con el uso de la computadora que simplemente deben tener el acceso a ella. Nuestros hijos comparten Google Docs para la escuela, se encuentran en salas de conversación, y continúan en Facebook y Tuíter y cualquier otra serie de sitios en el internet. Nosotros, como ciudadanos digitales, hemos comenzado a hacer una casa por Internet.

Si la sociedad está empezando a existir en el ciberespacio, entonces las leyes que protegen a los individuos deben adaptarse al ciberespacio a un ritmo mucho más rápido. Muchos ciudadanos americanos ya han renunciado a su derecho a la intimidad como el precio que uno debe pagar por el avance de tecnologías; y sin embargo, es solamente porque no hemos concedido más atención a pasar y actualizar leyes cibernéticas que protejan a los usuarios, el ciberespacio sigue siendo un territorio de libre acceso para todos.

Algunos creen que leyes sobre el ciberespacio son demasiado difíciles de cumplir porque “requieren una estructura única con la naturaleza etérea e internacional de la red,” según HG.org, uno de los primeros sitios en línea sobre derecho e información de gobierno, fundado por Lex Mundi. Hay muchos que creen que el Internet no puede ser regulado pero si se deja sin control también dejamos a los ciudadanos digitales abiertos a una amplia gama de posibles daños. Un artículo de Andrew Couts titulado “Estado de la Red: 5 Leyes que cada usuario de Internet necesita saber” declara que hay 5 leyes que un usuario necesita saber cuando se trata de la utilización de Internet: el Acta de Derecho de Copia del Digital Millennium, promulgada en 1998, El Acta de Privacidad de la Electronic Communications de 1986; la Ley Patriota; Enmiendas de la Ley FISA aprobada en 2008; y la Ley de Acta de Decoro en las Comunicaciones, que incluye la sección 230.

Lo que resulta preocupante acerca de estas leyes es que dos de ellas (DMCA & ECPA) fueron promulgadas antes de la Red Internacional entró en existencia y están fuera de fecha. Una ley más, la Ley Patriota, concede permiso para el gobierno de Estados Unidos para espiar a los estadounidenses y a los ciudadanos de otros países y otra ley, la CDA, limita los derechos de los usuarios que son perjudicados por los comentarios realizados por otros usuarios en línea, para que los medios de comunicación social puedan florecer. A mí me parece que estamos permitiendo que la tecnología se aleje de nosotros.

La analista de los derechos digitales de la Fundación Frontera Electrónica, Rebecca Jeschke, tiene una perspectiva diferente. “Esta es una lista de cinco importantes leyes para el Internet,” dice, “mucho más leyes que interactúan con Internet se pasan todos los días”. Sin embargo, el usuario digital en promedio sabe poco acerca de la ley de Internet o incluso lo que se aplica a ellos. Por otra parte, una ley como la Ley Patriota fortalece el programa de espionaje del gobierno con la tecnología digital y hace poco o nada para fortalecer la protección de los usuarios digitales.

Pero ¿cuándo se arrastran pueden ir demasiado lejos? ¿cuáles deben ser las consecuencias legales de intimidación y acoso cibernético? ¿debe un presidente utilizar tuíter para acusar a los votantes estadounidenses de tres millones de votos fraudulentos en las eleciones, sin las debidas pruebas? ¿cuáles son las sanciones por difundir desinformación o para controlar un mercado? ¿deberían los legisladores incluir una sección que permita a los usuarios publicar vídeos grabados en línea como evidencia de un crimen de odio? Existe un escalofriante pavor en los empleadores que son capaces, sin identificarse, de ver los perfiles de empleados potenciales; también es un poco desconcertante que una web de viajes enviar a todos tus amigos de redes sociales y colegas donde tomaste unas vacaciones o que lugares has visitado recientemente. Auto-corregir pueden tomar un largo plazo y afectar nuestras capacidades mentales. Leyes que rijan el crecimiento rápido, a menudo abrumador del mundo digital, son tan cruciales como las realizadas para el mundo real.

Amazon tiene un “virtual monopolio” sobre la venta de libros y está interfiriendo con los medios para ganarse la vida de un escritor. Tenemos normas y leyes que protejen a escritores y su trabajo fuera de Internet, pero esas protecciones deben ser confirmadas en línea, sin demora. Por ejemplo, hace algunos años, publiqué un cuento y un par de poemas en mi página personal en el Internet durante tres meses, sólo para un grupo pequeño de amigos, con quienes quería compartir un ejemplo de mi trabajo. Después de tres meses, los bajé. Un día busqué en Google mi nombre y miré muy sorprendida al descubrir que mi cuento y poemas estaban publicados en otro sitio de Internet público. Nunca di el permiso de publicar mi trabajo allí.

Después de múltiples intentos solicitando que mi trabajo se eliminara del sitio no obtuve respuesta; llamé un abogado amigo mío. Él simpatizó con mi situación y por medio suyo me enteré de que existen programas de software que operan detrás de las escenas para raspar los archivos de sitios y volcar los datos en otros sitios. ScrapeSentry, una empresa de redes de destilar, define raspado (también web scraping, pantalla datos raspado o rascado) como “lo que haces al copiar grandes cantidades de datos desde un sitio de la red manualmente o con un script o un programa.” Raspado malicioso, según su definición, es el “robo de propiedad intelectual en forma de datos accesibles en el sitio de la red”.

El abogado me informó que probablemente dos individuos en un sótano eran responsables y nunca responderían, de modo que esto fue todo. Además, me contó de un caso donde una compañía de la tecnología de Valle del Silicio, de alto perfil, gastó $100,000 en honorarios de abogado para hacer quitar documentos de una página de internet que los publicó ilegalmente. El final de esta historia es que dicha información todavía está en el sitio de Internet.

Los Estados Unidos de América inventó el Internet. No podemos alzar solamente nuestras manos y decir que lo que pase allí está fuera de nuestro control. Si descubrimos este territorio nuevo somos responsables de su conducción y preservación a través del establecimiento de protecciones más claras y normas que protejan a los usuarios – la Ley del Territorio (Ciber).

Finalmente, dejamos demasiadas preguntas importantes relacionadas con los ciudadanos digitales sin contestar y la vulnerabilidad de los usuarios de lo necesario. ¿Daremos a la pornografía su propio canal, separándolo completamente del flujo de información cotidiano al que los niños fácilmente tienen acceso? ¿Debemos establecer canales separados para países diferentes para crear límites internacionales de Internet para provocar potencialmente mejores mercados comerciales y quizás estabilizar países golpeados con fuerza después de la globalización? Haciendo de la protección de la información privada y organizando las cantidades enormes de información en línea, uno de nuestros objetivos nacionales nos permitirá liderar el camino. También, si pasamos nuevas leyes cada día y educamos a los usuarios ellos sabrán sobre sus derechos y entrarán en la ecuación.

Establecer las bases de derecho para construir comunidades seguras de usuarios en línea es importante, y la organización y regulación del espacio digital es un camino a seguir para las futuras generaciones que pasarán más tiempo allí. Es simplemente un nuevo territorio, como fue el oeste sin ley, y nosotros, como estadounidenses, somos lo suficientemente inteligentes, diligente y emprendedores para hacer lo que es necesario para encontrar maneras de controlarlo

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *