Monday, November 20, 2017
Home » Local » LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR: Se busca: Trabajadores americanos calificados para el futuro

LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR: Se busca: Trabajadores americanos calificados para el futuro

Julo 2017

Por Sharon McElhone

El año pasado, mi marido y yo tomamos parte en una conversación interesante con un vecino, quien es un ingeniero y un primer americano de generación. Durante la conversación, dijo que los padres en India informan a sus niños, de acuerdo a sus edades de mayor a menor “tu serás un ingeniero; tu serás un medico” y así sucesivamente. Si eso es cierto, tanto mi marido y yo pensamos que es lamentable que los niños indios no necesariamente llegan a elegir su propio camino en la vida. Nuestro vecino admitió que se siente decepcionado que muchos padres no fomentan carreras en las artes o en la enseñanza. Según él, India necesita esas profesiones igualmente, pero que dichas carreras estaban desapareciendo porque muchos creen que una profesión como ingeniero o médico promete mejores oportunidades.

La presión cultural para ser un médico o ingeniero ha llevado a un mayor acceso a matemáticas y ciencias para los estudiantes indios con el fin de prepararlos para las profesiones. Hemos visto progreso económico monumental de países como China e India en las últimas dos décadas debido a un fuerte énfasis en matemáticas, ingeniería, ciencia y la tecnología informática. Los países están fortaleciendo su fuerza laboral a gran escala.

Hoy la economía estadounidense enfrenta un reto: nuestro sistema educativo está luchando para salir de la fuerza de mano de obra altamente calificada a la que, en alguna ocasión dimos prioridad. Hay una creciente división en la fuerza laboral y todos los estudiantes (no sólo los privilegiados) que necesitan acceso a una educación más completa que les ayudará a reducir esa brecha. Hemos comenzado a escuchar acerca de S.T.E.M y S.T.E.A.M para nuestra juventud; clases de codificación están apareciendo y la ingeniería LEGO está siendo ofrecida después de la escuela. Programas científicos de la NASA aparecen en los anuncios de campamento de verano. Sin embargo, una semana de instrucción de codificación cuesta entre cuatrocientos a seiscientos de dólares. Los campos de la ciencia no son de los más baratos en el área de la bahía. No hay suficientes estudiantes con recursos económicos que pueden acceder a la educación que necesitan para ser competitivos. Muchas escuelas públicas aún no están completamente equipadas para apoyar programas S.T.E.M y S.T.E.A.M en el salon de clases. Los medios para asegurar un futuro mejor para la próxima generación en esta economía global crecientemente competitiva se está convirtiendo en un asunto de pagar por la educación, por lo que debemos encontrar una manera de ofrecer a todos los niños americanos como una forma de desarrollo, para obener más mano de obra altamente capacitada que impulsará la economía.

El reciente nombramiento de Betsy DeVos como la cabeza de nuestro sistema de educación pública, quien asistió a escuelas religiosas privadas, tiene poco sentido. Aunque espero que ella encuentre una manera de ayudar a escuelas públicas americanas, el escepticismo me invade. De alguna manera entiendo una motivación para inyectar sangre nueva en un sistema de gobierno lleno de políticos de carrera. Sin embargo, precisamente se ha inyectado al sistema con aquellos que parecen estar en contra del mismo, lo que se siente como un ataque al pueblo estadounidense.

La religión no es el enemigo de la educación. La palabra “Dios” existe en nuestra promesa de lealtad, que es históricamente significativa. Sin embargo, no podemos negar la realidad del cambio climático o hacer caso omiso de la importancia de ciertos avances médicos y esperar aún poder implementar programas y avances en los estudios de los ingenieros y científicos, del mañana. Al igual de lo que me gusta ir a la iglesia, también quiero abrazar la ciencia y tecnología que nos permiten ser mejores custodios de nuestro planeta y la investigación que nos ofrece curaciones para las enfermedades. Si bien necesitamos renovar nuestro respeto por las personas de fe, tampoco debemos ignorar la capacitación en ciencias y matemáticas que nuestros niños necesitan.

Énfasis en innovación a nivel nacional, desde una muy temprana edad en todas las escuelas del país es esencial. Eso no quiere decir que cada niño estadounidense debe llegar a ser un médico o ingeniero, pero cada niño estadounidense debe crecer con acceso a una educación que él o ella necesitan en las tecnologías y que serán parte de su futuro competitivo.

Hoy en día, el mayor empleador en veintidós estados americanos es Wal-Mart. En su lugar, deben tener mayors plazas de trabajo aquellas corporaciones en la búsqueda de tecnologías verdes como Tesla y SolarCity. También deberían ser las empresas dedicadas a los descubrimientos que nos permitirá un día explorar el espacio como SpaceX y Boeing. Compañías que apoyan un sistema universal de salud para todos los estadounidenses deben estar en la parte superior de la lista también. Esas son las empresas que tienen la capacidad de dar soporte a la mayor mano de obra altamente cualificada que necesitamos para sostener la economía.

Además, nuestro sistema educativo americano debe plantear a los empresarios, a partir de la escuela primaria, dar a nuestra juventud las herramientas desde muy temprano para que puedan tener la confianza necesaria para iniciar, más adelante, sus propias empresas. Las pequeñas empresas deben estar habilitadas para florecer y colectivamente sostener la economía. Esto no siempre es destacado desde nuestro gobierno, ya que se enfoca en las grandes corporaciones, y eclipsa la importancia de las pequeñas empresas estadounidenses.

Además, el arte en las escuelas merece nuestro apoyo como una forma de impulsar la creatividad en el futuro de los trabajadores e innovadores americanos. El arte es a menudo la primera enseñanaza que eliminan cuando las escuelas enfrentan situaciones de financiamiento. El arte no se valora tanto como las matemáticas y ciencia, pero es crucial para la innovación. La poesía, nuestra manifestación especial más importante para comprendernos a nosotros mismos, tiene los medios para mejorar la AI. Aquellos que llevan en la industria de Internet todavía tienen que experimentar con la literatura y el arte como un medio para intellectualizar el contenido de medios sociales.

Para tener una clase media fuerte otra vez, debemos otorgar un juego de habilidad más alto en nuestra juventud americana, para poder comenzar a cerrar el hueco que actualmente afrontamos.

Para cambiar el sistema escolar, significa incluir tutoría como parte de la guardería de la escuela mientras los padres trabajan. Significa acceso universal a la formación en temas como la robótica, arte, derecho, ciencias y matemáticas; significa participación niños en lugares de mercado para que pretendan y aprendan a ser empresarios; significa exponer en todos los niños los fundamentos de la codificación. Cada niño americano merece recibir las herramientas que garanticen su futuro. Nuestro tiempo y dinero público serán mejor gastados en estos esfuerzos educativos para estudiantes, en lugar de tener que dar vivienda a cientos de miles de presos, dejando crecer industrias que prefieren la falta de mano de obra calificada y el reparto de viejas industrias que dañan el medio ambiente. Debemos dirigirnos a ofrecer más educación en un momento en el que necesitamos estar preparándonos para un futuro sostenible.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *