Wednesday, September 20, 2017
Home » Local » LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR: Después de que el cuerpo es contabilizado

LA CLASE MEDIA – NUESTRO MOTOR: Después de que el cuerpo es contabilizado

Agosto 20, 2017

Por Sharon McElhone

La libertad tiene un sabor y una vez que alguien lo ha probado y conoce, es difícil regresar a la vida anterior. Una mujer que rompe el ciclo de violencia doméstica, afroamericanos que se levantan contra la brutalidad policial; transgéneros que se sienten seguros al usar un baño con la identificación de su sexo, e inmigrantes que se sienten protegidos en un país que les otorga nuevas oportunidades, han alcanzado una mayor libertad.

Ponemos un rostro en la opresión como si la opresión deriva de una fuente: de un presidente, un determinado partido político, un movimiento conservador o radical, una religión única … y mientras la guerra dicta que debes cortar la cabeza de la bestia para prevalecer, ignoramos la importancia del cuerpo. Los que administran y defienden las leyes, reglas, códigos, o actos que oprimen deben ser considerados como tales. Son lentos para adoptar un nuevo conjunto de principios, debido simplemente a la masa y los años de hábito.

 Mis hijos aprendieron que una cucaracha vive hasta siete días después de que le cortan la cabeza. El cuerpo continúa viviendo durante algún tiempo, como lo hace un cuerpo de personas con cierta mentalidad después de que un opresor es eliminado. Un líder opresivo depende de un cuerpo de personas para mantener las reglas, códigos, actos y leyes que despojan de libertad. El corte de la cabeza puede funcionar como una estrategia eficaz; sin embargo, es un cuerpo de ciudadanos que también se convierte en el vehículo de la opresión y se debe cumplir con controles con el objetivo de fortalecer nuestra democracia. Porque dentro del cuerpo yacen los mecanismos de cómo nuestras libertades se pierden en primer lugar.

Al renovar su respeto y compromiso con respecto al cuerpo de sus ciudadanos, a través de la enseñanza generalizada de los límites, Estados Unidos puede hacer un cambio saludable. La enseñanza de los límites del cuerpo a cada niño estadounidense nos pondrá en un camino hacia una mayor paz nacional y hará que Estados Unidos sea menos violento a largo plazo. Un componente importante todavía falta en términos de inyectar a cada americano con la confianza absoluta en el derecho de una persona a la libertad, lo que es la capacidad para todos los estadounidenses de llamar a la vanguardia un respeto por su propio cuerpo, así como los cuerpos de otros y llamar igualmente a un conjunto claro de principios sobre los límites del cuerpo. No podemos educar a los niños estadounidenses en las fronteras del cuerpo en el nivel de la escuela primaria y para las generaciones al tiempo de llegar a la adultez, nos enfrentamos a grandes conflictos en términos de violencia generalizada contra el cuerpo. Nuestra sociedad está llena de historias de abuso y agresión: Taylor Swift y Kesha, unas de las tres niñas americanas que siguen siendo abusadas sexualmente en los Estados Unidos, los jóvenes que encuentran la gloria en los crímenes en masa y, finalmente, el suicidio; y los muchos casos de brutalidad policial. Recientemente, fuimos testigos de los horrores de Charlottesville.

Durante años, Israel ha obligado la conscripción: Todos los ciudadanos mayores de 18 años que son judíos, drusos o circasiano deben servir en el ejército. Conforme a la legislación israelí, sus ciudadanos aprender habilidades de combate, lo que refuerza su nación en general. Además, conscripción capacita a jóvenes judíos. Además, prepara y mantiene alerta a su juventud a defenderse y defender su país. Admiro el compromiso nacional para enseñar y capacitor a todos los ciudadanos. Sin embargo, creo que es crucial la educación masiva de la frontera sobre el cuerpo, como un medio para reducir la violencia.

Aquí en Estados Unidos, la mayoría de nuestros jóvenes todavía no tienen un entendimiento fundamental básico de cómo proteger sus cuerpos. No reciben educación a nivel nacional que les enseñe sus derechos sobre sus cuerpos y cómo defenderse. Es un área gris para muchos americanos. No hay conscripción ni ninguna otra educación o entrenamiento formal. Sin un compromiso nacional que prometa enseñar a nuestros jóvenes más acerca de sus derechos sobre sus cuerpos y mentes y cómo defenderse de la violencia y la opresión, nos estamos quedando cortos en Estados Unidos. En la actualidad, no tenemos generaciones suficientes para extraer en términos de cómo defender lo que tenemos tan querido —nuestra libertad— porque demasiados norteamericanos no están seguros de sus propios derechos. Además, la mayoría de los estadounidenses no pueden permitirse la representación legal aunque estén seguros de sus derechos.

La violencia contra el cuerpo nos deja con las heridas más grandes de la nación y nos sumerge en la confusión. En un discurso a la aplicación de la ley, nuestro Presidente actual desdibujó un límite físico entre la policía y los detenidos; a los niños se les dice que obedezcan a los adultos, pero no se les dice en masa que nadie tiene derecho a tocar sus partes privadas, lo que en muchas ocasiones lleva a niños y niñas a la intención de suicidarse, ya que me temo que nunca han escuchado una revelación completa de su derecho a vivir una vida sana y segura. Tiene que venir de un objetivo nacional.

Las escuelas no abordarán los límites del cuerpo quizás debido a una promesa histórica del gobierno de permanecer fuera de los límites del hogar. Mi hijo recibió una clase de educación sexual muy corta de 45 minutos como parte del currículo escolar. Cubrieron el SIDA, pero no el sexo. Encontré a los padres y maestros demasiado avergonzados y/o preocupados de que los niños pudieran estar expuestos, demasiado jóvenes, a material inadecuado lo cual puede ser una preocupación válida. Así que, me inscribí para un seminario más comprensivo llamado de “Corazón a Corazón” fuera del hospital de niños de Stanford sólo para que mi hijo pudiera realmente tener una imagen clara de los cambios que ocurren a un cuerpo joven y también aprender sobre el sexo en un sitio apropiado y de manera reflexiva. El seminario costó $140,00. Era caro, pero recibimos información pertinente que debería ser parte del aprendizaje de todos los niños. Nos sentamos con aproximadamente un centenar de otros niños junto con sus padres y recibimos información valiosa, que contribuirá con importantes decisiones que ellos tomen en el future con respecto a sus cuerpos. Pero ¿qué pasa con todos los niños estadounidenses? Necesitamos dedicar más tiempo a los niños americanos para darles la información necesaria que necesitan.

Mi madre siempre sostiene que el conocimiento es poder. Con el fin de difundir el conocimiento sobre todos los estadounidenses, debemos estar dispuestos a enseñar a nuestros jóvenes acerca de sus cuerpos y ayudarles a entender cómo protegerlos y cuáles son sus derechos sobre ellos. También deben aprender en masa a respetar los cuerpos de otras personas. La enseñanza masiva de los límites del cuerpo proporcionará un seguro valioso más adelante, porque cuando una mayoría de la gente conoce sus derechos a su cuerpo y cómo protegerse, la opresión es menos probable que tome el control. La opresión se propaga a través de una sociedad, una persona a la vez, hasta que una mayoría se ve afectada. Si suficientes personas aprenden los límites del cuerpo a nivel nacional, Estados Unidos estará invirtiendo y se protegerá a sí mismo. Las lecciones se convierten en simples mensajes internalizados y en habilidades esenciales que nos atan junto con el entendimiento común. Podríamos empezar a hablar de porqué un oficial de policía debe poner una mano sobre la cabeza de un agresor al colocar al hacerlo entrar en el coche de la policía.

Trabajar hacia el objetivo de enseñar a todos los estadounidenses cómo defenderse de un ataque contra su cuerpo construiría una América más segura en general. Siempre sentí que al saber la gente cómo protegerse mejor, habría menos personas como possibles presas y menos depredadores salivando a la vista de los inocentes.

Habrá mucho menos confusión si recordamos la importancia del cuerpo.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *