Wednesday, November 22, 2017
Home » Entertainment » Arts and Culture » DESCUBRAMOS NUESTRA CULTURA VISITANDO “TEOTIHUCAN CIUDAD DE AGUA, CIUDAD DE FUEGO”

DESCUBRAMOS NUESTRA CULTURA VISITANDO “TEOTIHUCAN CIUDAD DE AGUA, CIUDAD DE FUEGO”

Reportaje exclusivo de Íride Aparicio

Fotos cortesía de Antonio Gadong

San Francisco, CA – Descrita en Nahuatl, en escrituras que aparecen en el Libro VII, del CODEX FLORENTINO en el SIGLO XVI, Teotihucan, era la ciudad sagrada, donde, antes de que existiera el mundo, sentados alrededor del Teatexcalli (La braza en forma de pirámide que emanaba de una turquesa), los dioses se reunieron para deliberar quien de ellos iluminaría a la tierra. El voluntario tenía que brincar entre las llamas. La deliberación tomó tiempo y se consideró el más apropiado a Nanauatzin, el modesto dios, cuyas cenizas, originaron el sol.

Después de que todas las razas fueran creadas, los Codexes Aztecas revelan que Huitzilipochtli, el dios de la guerra, informó a Aacatl el Gran Sacerdote de la tribu azteca, que deseaba que desde ese día, todos adoptaran el nombre de Mexi para demonstrar al mundo que eran los hijos privilegiados de Mexitli, otro de los nombres con los que se conocia al Huitzilipchtli. El dios le prometió a Aacatl, eterna protección para su raza, agregando que jamás debían de olvidar el privilegio que les había sido otorgado, ya que desde ese día, sus descendientes serían personas con un nivel elevado de excelencia, cuerpos fuertes y valor, porque escrito en sus mentes estaba la promesa que bajo la protección de Mexitli, los Mexicas podrían superar todas las vicisitudes de la tierra.

En la actualidad, todas las personas residentes en el Norte de California, pueden aprender más sobre Teotihucan visitando “Teotihuacan City of Water, City of Fire”, la exhibición que está siendo presentada hasta el 11 de Febrero de 2018, en el de Young Museo (50 Hagiwara Tea Garden Drive, en el Parque Golden Gate de S.F).

Su historia está demostrada visualmente en 200 artifactos, de diferentes tamaños, forma, y medios de construcción, muchos de ellos jamás vistos por el público, porque son parte de las recientes excavaciones de los túneles, plataformas, y de cuevas situadas las entrañas de las Pirámides del Sol, de La Luna y de La Serpiente Emplumada (Quetzalcoatl) en Teotihuacan

Historia breve

Datos arqueológicos determinan que Teotihuacn fue fundada durante la primera parte del primer Milenio Cristiano y alcanzó su zenith tres siglos más tarde, cuando se convirtió en una ciudad cosmopolita que cubría aproximadamente 25 kilómetros cuadrados de extención, y el influjo de inmigración de toda Mesoamérica le daba un promedio de l00,00 0 a 130,000 habitantes,

En su planiamiento urbano, era una ciudad “moderna”. Sus calles estaban determinadas por el Axis del mundo; su calle principal, la Calle de Los Muertos, se extendía de Norte a Sur. Su calle secundaria, la cortaba extendiéndose de Este a Oeste. La ciudad tenía apartamentos, tiendas, y como era una ciudad “sagrada” rendía homenaje a un panteón de dioses, y contaba con tres templos en forma de pirámides: La Pirámide de La Luna, La Pirámide del Sol y la Pirámide de La Serpiente Emplumada (Quetzalcoatl). Por otra parte, el constante influjo de personas de toda Mesoamerica, hizo d Teotihucan una ciudad cultural, donde se hablaban diferentes lenguas indígenas, y donde las artes de sus multi-culturales habitantes servía como pegamento para mantenerlos unidos.

Partes de piedra formando un jaguar

La historia de Teotihucan podemos aprenderla leyendo los rotulos en los artefactos que se exhiben, y en el de las paredes de las diferentes galerías,

La explicacion de esta escultura gigante, por ejemplo nos explica que está realizado de piedra volcánica y que representa al Jaguar (en mosaico).

La escultura formaba parte del Palacio de Xalla, y los arqueólogos han determinado que pertenece al año 550 de la era Cristiana, cuando comenzara el colapso de Teotihuacan y la ciudad de Xalla, fue incendiada, intencionalmente y muchas de sus estatuas destruídas. Si observamos la escultura nos damos cuenta de que está formada de diferentes piezas.

La razón es que las patas, los ojos, la boca y otras diferentes partes de la escultura fueron encontradas en fragmentos, y tuvieron que ser reparadas.

El gallo pintado de verde sobre un fondo rojo.

Efigies del Jaguar, que representa poder en la cultura azteca, se encuentran también adornando la fachada de la Pirámide del Sol.

Facinantes de admirar en la exhibición son los diferentes fragmentos de murales de diferentes tamaños.

Muchos, pintados sobre una base de color rojo, probablemente extraido de la cochinilla).

Talvez más interesante, para el visitante, es tratar de decifrar el significado de los dibujos que adornaban el interior de las paredes de los templos (las pirámides), este fragmento representando la imagen de un gallo fue encontrado en Techinantila como llamaban al lugar situado en el Noreste de la ciudad.

Pero el arte gráfico en Teotihuacan se demostraba en todos los medios, y tal vez uno de los más difícil era cavar diferentes formas en conchas, porque las conchas son frágiles y al tratar de taladralas para dibujar en ellas la presión las puede rajar.

La exhibicion exhibe varias conchas similares a la que presentamos, cada una de ellas talladas en diversas formas. En la cultura azteca, las conchas eran utilizadas como trompetas.

Es dificil de imaginar que personas que trabajaban en piedra construyendo enormes templos piramidales, pudieran trabajar también en miniaturas, pero esta figurita que representa un incensario, demuestra una perfección inigualable ya que mide unas tres pulgadas y es perfecto en todo sentido estético.

El incensario fue enterrado con otros objetos, no religiosos en la Calle de Los Muertos (la calle principal) por lo que se supone pertenecía a una persona no a un templo. La figura es significativa por que representa a un hombre pequeño de pie, luciendo un suntuoso penacho de plumas (que demuestra su importancia) y portando dos placas en la mano.

FOTO DE INCENSARIO indío con penacho de plumas.

Docientos objetos no se pueden describir en un artículo. Necesitamos apreciarlos, y despues apropiarnolos mentalmente, y utilizarlos como las piezas de un rompecabezas, para ir formando la histoira de esa gran ciudad.

Montar la, exhibicion tardó veinte años y es el producto de la cooperación de muchas instituciones entre ellas El Museo de Young, la Asociación de Cultura en México, El Instituto Nacional de Geografia e Historia, así como coleccionistas privados y otros museos que cooperaron con el Consulado General de México en San Francisco. Teotihuacan City of Water, City of Fire más que una exhibición es una parte de nuestra cultura.

Teotihuacan City of Water, City of Fire se exhibirá en el de Young Museo, Golden Gate Park in San Francisco, 50 Hagiwara Tea Garden Drive hasta el 11 de Febrero de 2018. Para boletos e informacion llamar at (415) 750-3600. Días Comunitarios, entrada gratuita: el viernes l0 de noviembre de 9:30 AM a 5: 00 p.m. y noviembre ll de 9:30 a.m. a 5:00 p.m.

Otros artículos de Iride Aparicio pueden leerse en su website http://www.culturalworldbilingual.com/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *