Wednesday, May 23, 2018
Home » Mexico » Carnaval e identidad prehispánica se fusionan en festival cultural en México

Carnaval e identidad prehispánica se fusionan en festival cultural en México

Personas con atuendos tradicionales danzan hoy, domingo 28 de enero de 2018, durante el inicio de la temporada de carnavales en el municipio de Papalotla Tlaxcala (México). Calles repletas de sombreros con infinitas y coloridas plumas, elegantes trajes y máscaras perfectamente talladas a mano dieron hoy el pistoletazo de salida al carnaval de la pequeña comunidad mexicana de Papalotla, en el estado de Tlaxcala. EFE

Papalotla (México), 28 ene (EFE).- Calles repletas de sombreros con infinitas y coloridas plumas, elegantes trajes y máscaras perfectamente talladas a mano dieron hoy el pistoletazo de salida al carnaval de la pequeña comunidad mexicana de Papalotla, en el estado de Tlaxcala.

El festival cultural Atltepeilhuitl, celebrado este domingo, marca el inicio del carnaval, que dura un mes en esta localidad, y lo hace fusionando tradiciones prehispánicas.

La música y los bailes del carnaval son precedidos por un ritual prehispánico en el que los danzantes dan gracias y piden a los dioses agua para sus cosechas.

Desde hace 13 años, la asociación cultural Atltepeilhuitl realiza este festival con el objetivo de conservar la identidad prehispánica y la riqueza carnavalesca.

Con danzas prehispánicas y ofrendas al dios del agua, Tláloc, este festival congrega cada año a miles de espectadores en la comunidad de Papalotla, Tlaxcala, localizada a 126 kilómetros de la Ciudad de México.

Personas con atuendos tradicionales danzan hoy, domingo 28 de enero de 2018, durante el inicio de la temporada de carnavales en el municipio de Papalotla Tlaxcala (México). Calles repletas de sombreros con infinitas y coloridas plumas, elegantes trajes y máscaras perfectamente talladas a mano dieron hoy el pistoletazo de salida al carnaval de la pequeña comunidad mexicana de Papalotla, en el estado de Tlaxcala. EFE

“Nuestros antepasados realizaban este ritual antes de la llegada de los españoles para pedir agua y que las cosechas fueran abundantes. Con la llegada de los españoles esta festividad se canceló, la prohibieron”, señala a Efe Primitivo Morales, profesor de secundaria de la comunidad de Papalotla.

Pero con el paso de los años la religión católica rescató este ritual y lo incorporó a la celebración del carnaval.

Ana Gabriela Rojas, danzante de Papalotla, destaca la importancia de “preservar” estas tradiciones y rescatar los valores de la cultura mesoamericana.

Bajo el humo y el olor a incienso se abren paso las camadas (grupos) de danzantes. Este año son siete camadas de diferentes estados de México las que participan, cada una con su atuendo característico.

El número de integrantes de cada camada varía, aunque oscila entre los 20 y hasta 50 danzantes.

El traje típico de los carnavaleros de Papalotla es de un charro y representa la madre naturaleza.

La capa, bordada con rosas, representa la fertilidad de la tierra; las plumas del sombrero hacen alusión a las nubes y las chaquiras y lentejuelas simbolizan gotas de lluvia y los manantiales.

Lo más característico de estos trajes son las máscaras, talladas a mano en madera. “Las máscaras tienen rasgos finos, representan la fisonomía de los españoles”, dice Eron Lara Rojas, quien lleva 13 años dedicándose junto con su familia a la elaboración de máscaras y trajes de carnaval.

Personas con atuendos tradicionales danzan hoy, domingo 28 de enero de 2018, durante el inicio de la temporada de carnavales en el municipio de Papalotla Tlaxcala (México). Calles repletas de sombreros con infinitas y coloridas plumas, elegantes trajes y máscaras perfectamente talladas a mano dieron hoy el pistoletazo de salida al carnaval de la pequeña comunidad mexicana de Papalotla, en el estado de Tlaxcala. EFE

Los disfraces y las máscaras representan una sátira a los españoles. “La palabra carnaval viene de burla de los nativos a la gente española”, apunta Primitivo Morales.

Tardan diez días en elaborar cada máscara, cuyo precio oscila entre los 2.500 pesos mexicanos (unos 135 dólares). Lo más caro y laborioso son los sombreros de plumas de ganso, que alcanzan hasta 15.000 pesos mexicanos (unos 811 dólares).

En total, un traje completo puede costar unos 25.000 pesos (1.350 dólares), un precio que los danzantes están dispuestos a pagar cada año.

Pedro Pérez, danzante, lleva ocho años participando. Agrega en entrevista a Efe que ensayan cuatro meses antes de que comience el carnaval, dedicándole hasta tres horas diarias. Cada año renueva su traje.

“El vestuario para verse más o menos bien está en 12.000 pesos (648 dólares), las personas que gustan lucirse lo cambian año con año dependiendo la economía también”, explica.

Para Pedro, el carnaval es una tradición que viene de sus antepasados por lo que se siente orgulloso de participar cada año y preservarla. “Para nosotros es felicidad, diversión”.

Entre los danzantes se encuentran niños de seis años hasta adultos mayores de más de 60.

“Llevo 50 años participando en el carnaval”, expresa a Efe Jesús Rojas Rivera de 65 años. Comenzó desde niño viendo a sus familiares y continúa esta tradición cada año. “Es un gusto enorme participar”, señala emocionado.

Un día de baile, música y júbilo que es tan sólo la antesala de todo un mes en el que el carnaval inundará cada rincón de esta comunidad afincada en el centro de México.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *