Wednesday, August 15, 2018
Home » Entertainment » Automotive » Lo que a aprendido Volkswagen con el Tiguan

Lo que a aprendido Volkswagen con el Tiguan

Por: Roger Rivero

El gusto del consumidor norteamericano difiere del de los europeos en muchos aspectos. No hay demasiada novedad en el hecho si hablamos de gastronomía, vestuario o modos de vivir. Sin embargo, en el tema automotriz quizás sea más difícil de imaginar cuan diferente tendría que ser un SUV, para que guste en Europa y no en Estados Unidos. Al final, hablamos básicamente de una maquinaria con un motor, transmisión, volante, asientos y cuatro ruedas ¿verdad? Bueno, no tan rápido.

Aunque entretenida para conducir, la generación anterior del Tiguan no alcanzó a la competencia debido a su pequeño espacio de carga, economía de combustible mediocre y más recientemente, la falta de ayudas de seguridad para el conductor, ahora tan comunes y codiciadas. El precio elevado del Tiguan tampoco ayudó mucho.

Con la versión 2018 del Tiguan, Volkswagen viene dispuesta a recuperar terreno, ofreciendo un modelo completamente nuevo, que, para ser objetivos, no solo complacerá al consumidor de este país si no que es un producto mucho mejor que el que sustituye.

El nuevo Tiguan ha sido completamente revisado. Viene ahora construido sobre una nueva plataforma que sustentan otros modelos de Volkswagen, desde el compacto hatchback Golf hasta el nuevo Atlas. Este Tiguan incluso comparte su nueva forma y estilo muscular con el Atlas. Es 10 pulgadas más largo que su predecesor, que utilizan para más espacio de carga, más espacio para las piernas y un asiento opcional en la tercera fila que es pequeño, pero práctico si se necesita de transportar un par de niños.

Alguno de los fuertes tradicionales del Tiguan se mantienen, incluyendo un paseo silencioso y confortable, materiales de cabina de primer nivel y una interfaz de tecnología fácil de usar, que ahora es incluso más rápida. Mecánicamente se beneficia de una versión actualizada del motor turboalimentado de 2.0 litros y 4 cilindros de Volkswagen. Produce 184 caballos de fuerza y una vez que superas el turbo lag inevitable a bajas revoluciones, este motor se siente animado durante el resto de su rango de revoluciones. Quizás un poco más de pegada no le vendría mal, para cuando se necesita adelantar autos en la autopista.

El motor está emparejado con una transmisión automática de 8 velocidades con varios modos de manejo; Deportivo, Eco, Normal y Personalizado. Experimentado con los distintos modos de manejo el resultado puede ser demorado para encontrar un punto agradable, donde la aceración no sea tan agitada, y evitar “maullidos” del motor cuando lo llevamos a revoluciones altas. Encontré el modo Sport mas complaciente que el resto, pero en este rubro, cada cual puede experimentar un poco hasta encontrar su gusto.

Un nuevo sistema de tracción 4Motion total está disponible para el 2018 Tiguan. Bajo condiciones de manejo de carga baja, el SUV opera como un vehículo de tracción delantera, desconectando el eje trasero. Cuando el deslizamiento de las ruedas delanteras es excesivo, o cuando el conductor usa el sistema Active Control para seleccionar un modo de conducción todoterreno, el diferencial central vuelve a conectar el eje trasero para una mayor tracción. El 4Motion ayuda al ahorro de combustible, lográndose en este SUV, 22 millas en la ciudad y 27 en la autopista. Competidores como el Honda CR-V o el Mazda CX-5 enseñan mejores números.

Hay cuatro acabados de Tiguan. Todos vienen con tres filas de asientos y tracción delantera. Puede agregar tracción total a cualquier ajuste por $ 1,300 adicionales, opción que me atrevo a recomendar sin vacilar. Los modelos de tracción total solo vienen con dos filas de asientos, pero se puede agregar una tercera fila a los modelos AWD por $500 adicionales.

El Tiguan S es el base y cuesta $25,195 y no ofrece mucho por el precio.

El paquete de asistencia al conductor puede ser agregado por $ 850, e incluye monitoreo de punto ciego, alerta de tráfico cruzado posterior, advertencia de colisión frontal, detección de peatones y frenado de emergencia autónomo. Esta es otra adición que recomendaría no dejar fuera de las opciones antes de salir del concesionario.

Le siguen el Tiguan SE y el SEL por $29,080 y $32,550 respectivamente.

El ajuste más alto es el Tiguan SEL Premium, que comienza en $ 36,250. Este viene de serie con casi todas las características que puede obtener en un Tiguan, incluidos los asientos de cuero, una puerta trasera eléctrica de manos libres, cámara de 360 ​​grados y un sistema de audio Fender de nueve altavoces.

Los dos ajustes más altos brindan más comodidad, pero también brindan la mayoría de las características.

Si puede estirar su presupuesto, el SE es una compra inteligente. Las actualizaciones incluyen entrada e ignición sin llave, tapicería de cuero simulado, asientos delanteros con calefacción y una interfaz de tecnología táctil más grande. SEL y SEL Premium ofrecen algunas comodidades más, pero creemos que el SE alcanzará el punto óptimo para la mayoría de los compradores.

El rediseñado Volkswagen Tiguan es un buen SUV compacto -quizás solo en el nombre- para las familias numerosas. Tiene dos filas de asientos espaciosos, buena capacidad de carga y muchas características de seguridad y asistencia, aunque el motor se siente débil a veces, y los valores de consumo estén por debajo de algunos competidores. Si bien se puede lamentar la perdida del dinamismo en el manejo, el nuevo Tiguan cumple ahora con los deseos y necesidades de un comprador más exigente con el espacio y la comodidad, que con el comportamiento en carretera. Es el consumidor norteamericano, al que Volkswagen trata de complacer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *